Mi camino aprendiendo inglés

Imagen de http://www.cleverlearncebu.com/the-importance-of-learning-english/

Siempre me resultó fácil el aprobar asignaturas en el instituto. Solo tenía que estudiar durante unos pocos días y ya era suficiente.
Eso me pasaba con casi todas las asignaturas. El inglés se me resistía. Si parte de la nota dependía de hablar o de escuchar en inglés tenía serios problemas para pasar de curso.

Creo que fue en el instituto cuando empezó mi odio (si, he dicho odio) al inglés. Pero como no iba a odiar algo en el que tenía que esforzarme muchísimo para poder sacar un aprobado raspado, que me hacía sudar y pasarlo mal y que me dejaba en ridículo delante de mis compañeros cuando intentaba hablar.

El problema era mayor por mis complejos a la hora de hablar. Este complejo empezó cuando era pequeño al no poder pronunciar la letra r. Por ejemplo, mi nombre lo pronunciaba Enlique en vez de Enrique. Si no me sentía cómodo al hablar en mi propia lengua, imagínate en otra.

Cuando terminé el instituto estaba muy contento de que no iba a tener ninguna asignatura relacionada con el inglés. Sabía que el inglés era importante en mi carrera profesional ya que soy informático y el inglés es la lengua común para todos los informáticos pero no me importaba. El odio que lo tenía podía más que mi carrera.

Durante mis primeros años trabajando me di cuenta que no tenía odio al inglés. Sino que lo que tenía era miedo. Un miedo inmenso y sin sentido. Miedo al hablar, miedo al escuchar y también al escribir y leer en inglés.

Estando trabajando en Madrid, me surgió la oportunidad de vivir en Holanda. Le di muchas vueltas. Creía que era una oportunidad que no se me iba a presentar una segunda vez, que si la dejaba escapar no volvería. También sabía que iba a ser muy duro. Al final tomé la decisión de ir a vivir a Holanda.

La primera impresión que tuve en Holanda fue de total inutilidad. Toda la gente a mi alrededor hablaba en inglés y holandés y algunos también en español. Si ellos eran capaces de hablar tantos idiomas y yo no, el problema debía de ser yo. Posteriormente vi que había otros factores por lo que los holandeses eran capaz de hablar de forma tan correcta en Inglés.

Al poco tiempo de estar allí hice varias entrevistas debido a mi experiencia y a la gran demanda de programadores. Pero debido a mis nulas capacidades de comunicarme no me cogieron en ninguna. Recuerdo lo mal que lo pasaba intentado comunicarme en inglés al teléfono con los recruiters que me llamaban.

Conseguí trabajo en una pequeña startup gracias a que su presupuesto no les daba para contratar a un programador holandés. Allí aprendí a comunicarme en inglés pero nunca me sentí a gusto hablando. Lo que más recuerdo de la startup es que al principio tuve bastantes dolores de cabeza porque tuve que hablar mucho en inglés con el dueño de la startup.
Al mismo tiempo, atendí varios cursos, fui a intercambio de idiomas y poco a poco me iba sintiendo más cómodo.

Tengo que agradecer a la serie juego de tronos que leyera mi primer libro en inglés. Tenía tantas ganas de saber cómo continuaba la serie después del último capítulo de la temporada (creo que de la segunda) que tuve que leerme los libros. Si alguno conoce los libros sabrá que cada libro tiene más de 500 páginas.

Cambié de empresa después de más de dos en la startup. Fue un cambio duro porque los compañeros de la startup se habían convertido en mi zona de confort.

Llegó un momento en el tiempo que pasé en la segunda empresa en el que me sentí más cómodo hablando. Habían pasado alrededor de tres años. Ayudó en sentirme más cómodo el curso que atendí para mejorar mi acento.
Todos los cursos relacionados con el inglés los hice en la empresa English Breeze. No hay nada mejor que encontrar un buen profesor que te ayude a recorrer el camino que te has marcado.

Aunque fue muy duro y me ha costado años el aprender inglés y el sentirme a gusto hablándolo ha merecido la pena porque me ha abierto muchas puertas. No estoy hablando solo a nivel profesional sino también a nivel personal. Me encanta aprender cosas nuevas y hay miles y miles de cursos y charlas gratis y que si no supiera inglés no hubieran estado disponibles para mí.

Todo esto lo cuento porque lo principal que he aprendido en mi tiempo que he pasado en Holanda ha sido que el único que está entre tu y tu objetivo eres tú mismo. Y que solo necesitas esforzarte y ser constante para conseguirlo.
Si tienes algo que quieres realmente hacer tienes que ponerte a ello, porque con constancia, tiempo y esfuerzo lo conseguirás.

* Modificado 05-05-2016: Corregidos errores gramaticales